Ahorre 2000 €, estudiante MIR.

Empezamos Bandidos!

Hace un tiempo tuve la idea de abrir un espacio en el que poder hablar sobre situaciones que se dan en el entorno sanitario, pero decidí posponerlo hasta adentrarme más en este mundo. Pensé que cuando empezase a trabajar como residente de Medicina sería buen momento, pero… ¡sorpresa!: según escogí plaza me llegó esto (y para qué esperar):

InkedScreenshot_2017-04-30-20-02-05_LI

No pretendo hacer una crítica técnica o legal, en primer lugar, pues no domino el tema como para hacerlo; segundo, porque espero que, al apartarnos de este tipo de crítica, nos sea más fácil llegar un poco más allá de esas frases sentenciosas y conversaciones viciadas que surgen cuando temas como este se discuten en grupos de Whatsapp o en bares con mucha gente, cerveza y ruido de fondo. Así que… ¡rápido!, dejemos para el sábado noche el típico: “bueno, la ley permite hacerlo y ya está. Yo haré lo que quiera”.

¡Qué bien!, nos conocemos desde hace dos párrafos y ya hemos podido dejar estas frases para cuando nos veamos con cervezas de por medio. Ahora podremos plantearnos algunas preguntas que nos ayuden a reflexionar sobre la difusión de este mensaje, independientemente de lo que cada uno haya hecho o crea que deba hacer al respecto.

Al leer este Whatsapp, lo primero que me pregunté fue: ¿estamos realmente desempleados? Si es así, ¿por qué apuntarse ahora, una vez tenemos una plaza adjudicada, y no antes? Para reflexionar sobre esto, a mí me ha sido útil pensar en la gente conocida de mi barrio o ciudad que están o han tenido que estar dados de alta en el paro: ¿es nuestra situación equiparable?

Es cierto que a estas primeras preguntas, si aún seguimos en modo “Whatsapp/barra de bar“, podemos seguir contestándolas con lo de “Bueno, la ley permite hacerlo y ya está”, pero vamos a esforzarnos un poco más antes de despedirnos. ¿Creéis que coger una plaza en otra provincia es un desplazamiento forzado por una oferta de trabajo o esto solo sería así en el caso de que la especialidad que eliges ya no quedase en tu provincia? ¿Debería influir esto a la hora de aplicar la deducción fiscal?

Y, por último, el ahorro de estos dos mil euros, ¿es una necesidad económica real? Muchas de las personas que hemos llegado hasta aquí (empezar la residencia), es porque nos hemos podido permitir estudiar una carrera de seis cursos y la preparación de un examen durante otro año (este último, la mayoría de nosotros en una academia privada). ¿Es una necesidad real? Obviamente, otras personas lo han conseguido a pesar de dificultades económicas, a base de becas y/o esfuerzos personales y familiares.  Puede que para estas personas que han tenido que esforzarse más económicamente, estos dos mil euros sí supongan una necesidad. Pero, en mi ámbito, son precisamente estas personas las que no están de acuerdo con la actitud del mensaje difundido. Quizás porque las personas que menos comparten ciertos valores son aquellas que más sufren sus consecuencias. Quizás.

Ahora ya sí, me despido ansiosa de que me hagáis llegar vuestras ideas o preguntas. Nos vemos el sábado a la noche y ya nos decimos lo de: “Bueno, la ley permite hacerlo y ya está” 😉

cropped-cropped-bellota21.jpg

Bienvenidos!

Bandidas y Bandidos, sean bienvenidos. Acá iremos dejando reflexiones, opiniones y, sobre todo, preguntas sobre nuestra vida en el ámbito sanitario (personal y profesional, ¿acaso lo separaríais, bandidos?). Pronto empezaremos, y seguramente sea con estas últimas, por ser las más bandidas. 😉